¿Alternativas NO bancarias de financiación para PYMES?

¿Alternativas NO bancarias de financiación para PYMES?

En España el mercado de la financiación de empresas está muy bancarizado (más del 75% de la financiación proviene de bancos) si lo comparamos con otros países europeos, y las empresas necesitan buscar alternativas más adaptadas a sus necesidades y ampliar sus fuentes de financiación. Esto ya ocurre en otros países europeos, y aún más en Estados Unidos.

Los medios de comunicación prestan enorme atención al desarrollo de alternativas el Mercado Alternativo Bursátil, el Mercado Alternativo de Renta Fija o, a raíz del anteproyecto de ley, al desarrollo de los nuevos fondos de capital riesgo para PYMES. Pero, ¿qué alternativas tienen las pequeñas empresas de nuestro país? ¿son estos una alternativa real para las pymes? ¿Qué aporta el crowdlending a este abanico de alternativas? En la siguiente tabla analizamos estas alternativas y comparamos sus principales características.

Comparacion MARF MAB Crowdlending

Una de las fuentes no bancarias para financiar a PYMES es el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). En este mercado las empresas pueden emitir deuda que los inversores privados compran y venden. Diferentes estudios contabilizan que entre 800 y 1000 empresas presentan el perfil adecuado para acudir al MARF, y la realidad es que solo una lo ha hecho a día de hoy. Los volúmenes que se exigen son demasiado elevados para muchas pymes, tanto de las emisiones de deuda (10 millones de €) como del tamaño de las empresas (beneficios entre los 12 y 400 millones de euros). Aquí podéis leer más sobre el MARF.

Otra alternativa para obtener financiación es el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Las compañías que acuden al MAB han de ofertar como mínimo 2 millones de € de su capital, ofreciendo así la posibilidad de que cualquier persona o entidad adquiera parte de sus acciones. Podríamos calificar al MAB como el mercado previo a la salida a bolsa para aquellas empresas con gran potencial de crecimiento, y según un estudio de la Universidad de Alcalá , hay unas 5 mil empresas que cumplen con el perfil adecuado para financiarse a través de este mercado.

A pesar que tanto en el MARF como en el MAB, las operaciones no están limitadas a los inversores profesionales, para invertir en el MARF las personas (físicas o jurídicas) tienen que invertir un mínimo de 100 mil euros. Esto provoca que los minoristas, para poder acceder a este mercado, deban hacerlo de la mano de fondos de inversión o de fondos de pensiones. En consecuencia, los inversores profesionales son los que más acuden a estos mercados.

En cuanto a las Entidades de Capital Riesgo para PYMES podemos comentar que el anteproyecto de ley presentado por el Gobierno pretende que se pueda operar con instrumentos de capital y de deuda. En los instrumentos de deuda encontramos los préstamos participativos, convertibles o de cualquier otro tipo, aunque los más utilizados son los participativos. Este último instrumento de deuda normalmente es a largo plazo (> 5 años) y las cantidades oscilan entre los 25 mil euros y 1 millón. El tipo de interés del préstamo está vinculado al crecimiento de la empresa, lo cual hace que estén dirigidos a un segmento de empresas con un alto potencial de crecimiento.

La realidad es que la mayoría de PYMES de nuestro tejido productivo no cumplen las características exigidas por muchos de estos instrumentos. La mayor parte de las empresas de nuestro país están consolidadas, con 5, 10, 20 o más años de trayectoria, con menos de 50 empleados y no presentan el potencial ni la ambición exigida por estos instrumentos. Sin embargo, las PYMES dan trabajo al 63% del total de trabajadores y son las que hasta ahora se han financiado casi exclusivamente a través de bancos y las que necesitan nuevas fuentes de financiación.

Este es el perfil de empresa al que se dirige el crowdlending y Arboribus, ofreciéndoles financiación en forma de préstamo, con condiciones competitivas y una total transparencia. Y lo hace a través de multitud de inversores, de todo tipo y con volúmenes de inversión muy distintos, desde algunos cientos de euros hasta varias decenas de miles. Esto es lo que aporta el crowdlending, una alternativa real para la base de nuestro tejido productivo y la oportunidad de que cualquier persona pueda invertir directamente en estas empresas, con un control y una transparencia total sobre sus inversiones, una rentabilidad atractiva y una clara comprensión de los riesgos.

16 de Abril 2014. El Equipo de Arboribus.

email

About the author  ⁄ Carles Escolano Sitjes

No Comments

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad!