Crowdfunding como innovación para la financiación de pequeñas empresas

El crowdfunding como innovación en la financiación de pequeñas empresas

31 de Mayo de 2012

Es indudable que las pequeñas empresas (digamos, de menos de 10 trabajadores) siempre han tenido más problemas para financiarse adecuadamente. Los problemas son muy variados y no siempre el sector bancario ofrece la mejor solución: la poca flexibilidad en cuanto a algunas condiciones de financiación como las comisiones de cancelación anticipada, la falta de transparencia respecto de comisiones y tarifas de gestión, los plazos excesivos e inciertos de solicitud, la dificultad para ofrecer garantías suficientes, la casi imposibilidad de lograr financiación fuera de su banco de toda la vida por falta de historial, etc.

Si bien desde el sector público se han lanzado líneas de financiación (ICO, ICF, ENISA, etc.) que contribuyen a complementar la oferta bancaria, la financiación de las pymes es demasiado importante como para no seguir buscando alternativas de mejora. Estamos hablando de satisfacer las necesidades de las empresas que representan la base de la economía: son el 99% del total de empresas y proporcionan el 50% del empleo nacional. En este sentido ya están apareciendo otras alternativas “no bancarias” basadas en la financiación colectiva o “crowdfunding”: personas (ahorradores o inversores) financiando directamente a empresas.

Aprovechando las facilidades de internet aparece esta nueva alternativa que puede suponer ventajas para las empresas: menores costes, mayor flexibilidad y transparencia, más rapidez, y todo ello ofreciendo una rentabilidad atractiva a los inversores. En la mayoría de países de Europa ya existen iniciativas en este ámbito. España no es una excepción: Thecrowdangel ofrece invertir en el capital de nuevas empresas, y ahora Arboribus ofrece prestar a pequeñas y medianas empresas. Se trata de un cambio de paradigma: que las personas puedan decidir en qué empresa colocar directamente parte de su dinero rompe con la intermediación financiera y bancaria tradicional.

Esto solo puede ser el anuncio de un nuevo sector que va a crecer. Las posibilidades de innovación en este ámbito son enormes: el factoring, el leasing, la emisión de bonos corporativos, todo ello financiado por pequeños inversores y orientado a pequeñas empresas, no solo es una necesidad sino que pienso va a ser una realidad en poco tiempo. De alguna manera se está nutriendo al mercado con más opciones, pero también se nos está dando mayor responsabilidad: del lado de los pequeños inversores se nos brinda la oportunidad de elegir a qué iniciativas, sectores o territorios apoyar financieramente; del lado de los empresarios, sólo los que tengan un buen historial y sean lo suficientemente transparentes podrán generar la confianza necesaria en las personas y lograr su financiación.

email

About the author  ⁄ Super User

No Comments

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad!