Impagos, rentabilidad y pérdida esperada

Rate this post

Cuando se trata de inversiones, sabemos que no es posible obtener rentabilidades elevadas sin correr un mínimo de riesgo. En el caso de los préstamos a empresas, el principal riesgo es la morosidad, pero a pesar de la percepción general no es equivalente a perder el capital prestado. De hecho, cuando se produce se activan una serie de mecanismos para recuperar la deuda lo antes posible. Entonces, ¿cuándo deben considerar que el capital impagado es irrecuperable?

Pues bien, un capital impagado no debe considerarse como pérdida hasta que se han agotado todas las vías posibles de reclamación. Incluso cuando un préstamo se considera como fallido fiscalmente, hecho que permite al inversos la compensación fiscal de las pérdidas, todavía existe la posibilidad de que se pueda recuperar total o parcialmente en el futuro.

Esta situación puede dar lugar a una imagen distorsionada del retorno de la inversión y del capital impagado por lo que, como se explica en nuestra web, en Arboribus ofrecemos distintos datos que aportan una representación más realista.

Hay varios factores que intervienen a la hora de calcular la pérdida, cuanto más largo es el retraso acumulado mayor es la provisión de pérdida que se incorpora en el cálculo de la rentabilidad. Otro factor es que el cálculo de la pérdida esperada se muestra en valor absoluto.

¿Qué es la pérdida esperada?

Por pérdida esperada se entiende la parte de capital impagado que se considera irrecuperable una vez se agoten todas las vías de reclamación. El método de cálculo habitual es partir de una tasa de recuperación promedio y utilizar la siguiente fórmula:

Pérdida esperada = capital moroso x (1 – tasa de recuperación).

En el caso de Arboribus actualmente utilizamos una estimación de la tasa de recuperación del 40%. Es decir, estimamos que el 60% del capital en mora acabará realmente en pérdida. Esta tasa está en línea con el promedio de los préstamos bancarios equivalentes (con los mismos tipos de prestatario, plazo, garantías, etc.) y con la experiencia de AIS Group (www.ais-int.com/), empresa especializada en modelos de rating con experiencia en más de 30 países. Desde Arboribus hacemos un seguimiento de esta tasa para asegurar que refleja adecuadamente la realidad de la recuperación en el largo plazo.

La compensación fiscal de las pérdidas (adicional a la tasa de recuperación) que reducirá la pérdida real no está incluida en estos cálculos puesto que está sujeta a parámetros que dependen de cada inversor (p.ej. Base imponible; % de recuperación).

¿En qué plazo y por qué se considera que parte de la deuda será recuperable?

Hay varias razones por las que una empresa puede devolver la deuda en su totalidad o parcialmente y que tienen un impacto tanto en la posibilidad de recuperar la deuda como en el plazo de recuperación.

Si la empresa ha sufrido tensiones de tesorería que les impiden hacer frente a todos sus compromisos de pago, en función de la causa puede tener mayor o menor posibilidades de recuperarse y hacer frente a todos los pagos e incluso pagar intereses de demora a los inversores. Si se trata de una tensión puntual lo habitual es que la empresa logre recuperarse en un plazo corto de tiempo y se recuperar la totalidad de la deuda o incluso ponerse al día en el calendario inicial de pagos.

También existen situaciones más extremas, como puede ser la quiebra de uno de sus principales clientes. En estos casos, la empresa puede acabar en concurso de acreedores y recuperar el capital puede resultar mucho más difícil. Otra situación puede ser en el caso de una refinanciación por parte del resto de proveedores financieros, los plazos de cobro pueden alargarse substancialmente por la necesidad de incluir una carencia en los pagos.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es que más del 70% de los préstamos financiados a través de Arboribus incluyen garantías personales de los administradores o principales accionistas de los prestatarios. Esto aporta, por un lado, un incentivo adicional para que la empresa intente hacer frente a los pagos, por otro lado, en caso que la empresa no consiga ponerse al corriente de pago, Arboribus puede reclamar la deuda judicialmente a sus avalistas. Cierto es que se puede alargar con los procesos de recuperación hasta varios años, pero aumenta las posibilidades de recuperación.

¿Qué hace Arboribus en todo este proceso?

Tal y como hemos visto en este artículo, existen diferentes escenarios en los cuales una empresa puede dejar de pagar. Por ello, Arboribus analiza las posibilidades de recuperación caso por caso y hace un seguimiento exhaustivo de todos ellos, tanto en fases iniciales de la reclamación como en fases judiciales, anticipando todos los costes de la reclamación. Fruto de este trabajo ya son varios los casos de empresas que han saldado la totalidad de su deuda.

 

email

About the author  ⁄ Arboribus

No Comments

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad!