La regulación del crowdlending limita en exceso a los inversores minoristas

La regulación del crowdlending limita en exceso a los inversores minoristas

Desde la difusión del primer borrador del Anteproyecto de Ley que pretende regular las Plataformas de Financiación Participativa muchas cosas han cambiado, la mayoría para bien.

En un país como España, en el que los bancos proveen más del 80% de la financiación a las pymes, el acceso a la financiación no bancaria es un problema estructural exacerbado por la crisis financiera de los últimos años. Es en este contexto en el que aparecen nuevas alternativas de financiación no bancaria como el crowdlending (con préstamos a pymes o personas) o el equity crowdfunding (con participaciones accionariales) y en el que se encuadra la iniciativa del gobierno de regularlas de forma específica.

Business_Law-720x400La entrada en vigor de la nueva regulación, prevista para finales de abril, proporcionará una mayor seguridad jurídica, regulará muchos aspectos del funcionamiento de las plataformas y las someterá a la doble supervisión del Banco de España y la CNMV. En cualquier caso, muchos de estos requisitos establecidos en el texto legal ya se cumplen en la actualidad, puesto que aspectos como la transparencia son inherentes a este modelo de financiación y plataformas como Arboribus ya los cumplen.

Uno de los aspectos más positivos de la nueva Ley es que reconoce explícitamente que inversores profesionales y minoristas coinvierten a través de las plataformas, ya que el modelo es también atractivo para inversores profesionales. De hecho, el 50% del dinero prestado en Estados Unidos o Reino Unido proviene de fondos de inversión que coinvierten con inversores particulares.

Sin embargo, el hecho de regular de forma conjunta cosas tan distintas como el crowdlending y el crowdfunding, lastra algunos aspectos claramente mejorables de la regulación.

El crowdlending es mucho más sencillo que la participación en el capital (equity) de una empresa. El crowdlending es un préstamo de una cantidad de dinero al tipo de interés y con el calendario de pagos acordado. Cuando llega el vencimiento de una cuota (mensualmente en el caso de Arboribus) el inversor puede validar si la empresa paga o no paga. Este es el riesgo que debe gestionar y la razón por la que no tiene sentido concentrar las inversiones en pocas empresas para obtener un tipo de interés un poco más elevado. La diversificación en múltiples préstamos es fundamental y, además, no tiene ningún coste para el inversor.

En el caso de la inversión en equity crowdfunding hay aspectos que lo hacen potencialmente más lucrativo pero mucho más complejo: incertidumbre en el retorno de la inversión, firmas de pactos de socios, participación en toma de decisiones estratégicas, impacto de futuras ampliaciones de capital, control de la empresa, etc. Además, una buena selección de empresas puede tener un impacto enorme en el retorno de la inversión y la importancia de la diversificación es mucho menor.

Por estos motivos hay dos aspectos de la regulación que deberían replantearse de forma rápida en el caso del crowdlending y que podrían proteger más eficazmente a los inversores:

  • El límite de 10.000 euros por inversor y 3.000 euros por préstamo. Tendría más sentido establecer un límite por préstamo, como ocurre en Francia (en Francia es de 1.000 euros) en lugar de un límite global, que no obliga a diversificar la inversión.
  • La prohibición de ofrecer a los inversores minoristas herramientas automáticas de inversión (en base a los criterios de inversión establecidos por los inversores) les perjudica claramente. En lugar de permitir que el inversor invierta automáticamente una pequeña cantidad de euros en cada préstamo que cumpla con sus criterios de inversión, éste deberá interactuar con la plataforma para realizar cada inversión manualmente y haciendo la diversificación innecesariamente más laboriosa.

En Arboribus compartimos el objetivo de proteger al inversor y nos mostramos optimistas y favorables a la nueva regulación del sector, pero constatamos que debería adaptarse a las particularidades de cada modelo de inversión. Estamos convencidos de que esta regulación es sólo un punto inicio y que, en base a la experiencia acumulada, se irá adaptando a las nuevas realidades del sector.

 

email

About the author  ⁄ Arboribus

No Comments

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad!