La TAE BANCARIA vs la TAE REAL

Rate this post

La TAE BANCARIA vs la TAE REAL

WhatLa TAE (o Tasa anual equivalente) es una información que obligatoriamente toda entidad bancaria debe comunicar a sus clientes en cualquier operación financiera, y que tiene la función de facilitar a los empresarios el comparar el coste de distintas ofertas de financiación, homogeneizando el sistema de cálculo. Regulada en la Norma Decimotercera de la Circular 5/12 de 27 de Junio del Banco de España, la TAE es una excelente excusa para estudiar una vez más cómo hacer efectiva la dicha “Hecha la ley, hecha la trampa!”.

Explicado llanamente, la TAE es la tasa derivada de incorporar en la operación financiera todos sus flujos generados, positivos (abono del préstamo) y negativos (pagos realizados por el empresario). Respecto a los flujos negativos, con buena intención la Norma establece que, además de los pagos de capital e intereses, deben incorporarse otros elementos como “comisiones y otros gastos de la operación” o incluso “primas de Seguros que tengan por objeto garantizar a la entidad  el reembolso de crédito”. En la práctica, en la TAE “bancaria” no solo no se incorporan todos los gastos para lograr formalizar una operación de préstamo, sino que tampoco se incluyen los costes de los productos y servicios cuya contratación la banca suele condicionar para la concesión de la financiación. Al empresario le es igual que sea un gasto de formalización, una tarifa de apertura, gastos notariales de formalización o la contratación de un seguro del coche que te pide el banco. Todos son pagos encaminados a lograr la financiación bancaria.

Y efectivamente, cuando cualquier empresa firma una póliza o un préstamo, en el documento vemos la TAE. Pero esa es la TAE Bancaria, que puede diferir mucho de la TAE Real, aquella que incorpora todos los compromisos que la entidad  obliga a asumir.

Calcular la TAE Real de un préstamo o póliza no es siempre fácil. Desde Arboribus escuchamos muchos y variados casos de venta cruzada condicionada. Veamos un ejemplo de esta divergencia entre la TAE Bancaria y la TAE Real:

Un empresario solicita un préstamo de 50.000€ a 12 meses para mejorar su posición de tesorería. Como la empresa es financieramente sólida, la entidad bancaria le ofrece un préstamo al 4% de tipo de interés nominal, con liquidaciones mensuales de capital e interés, y le aplica una tarifa de apertura del 1%, resultando en una TAE Bancaria del 6,03%. Ahora bien, la historia no se acaba aquí. La entidad condicionó la concesión del préstamo a:

  • La contratación de un seguro de vida para cada uno de los dos socios de la empresa, con una prima anual de 400 €, es decir, 800 € en total.
  • La contratación por parte de uno de los dos socio (cualquiera) de un PLAN AHORRO 5 por un importe de 5.000 € que, si se mantiene 5 años, rinde al 2% de interés y, si se retira antes, al 0,5%.
  • La contratación por parte de la sociedad de un depósito a un año de 2.000€ que acaba invirtiendo en un fondo de inversión en renta fija comercializado por el banco.
  • Firmar ante notario: gastos notariales de 100 €.

Para calcular la TAE real, debemos aplicar a la TAE Bancaria los flujos de entrada y salida que esas operaciones generan. Como hipótesis vamos a establecer que el fondo de inversión se cierran al vencimiento del préstamo con un beneficio del 2% (muy generoso) y el Plan Ahorro 5 se cancela al año con el 0,5% de interés.

Construimos el Excel con los flujos positivos y negativos y la Imagen1tasa inicial del 4% (TAE Bancaria del 6,03%) se transforma en una TAE Real de más del doble: 12,97%. Si simplificamos el modelo y no tenemos en cuenta la contratación de los productos de ahorro e inversión, la TAE Real no deja de impresionar: 10,16%

Cuando se dice que los costes de la financiación bancaria están bajando, deberíamos de tener en cuenta todos estos “compromisos” que las entidades obligan a asumir y que disparan, de forma significativa, el coste que efectivamente soportan las compañías.

Contrataciones de planes de pensiones, comisiones por apuntes en pólizas de crédito, compra-venta de divisas a un precio superior al de mercado, gastos de mantenimiento, seguros de todo tipo, etc., son solo algunos de los ejemplos que quedan siempre fuera de la TAE Bancaria, aunque todo empresario tiene claro que, para él, es una salida de dinero en una adquisición de un producto o servicio que no necesita o no contrataría si pudiera.

Si a estos flujos le añadimos el tiempo que el empresario dedica en todo el proceso, desde la ida física al notario hasta las idas y venidas a la oficina bancaria de turno, el coste ya es incalculable.

El crowdlending está cambiando la forma en que los empresarios se financian, y alguno de estos cambios corresponde a la transparencia en los costes y en el ahorro en su tiempo. ¿Cuál es el coste de un préstamo de 50.000 euros a 12 meses en Arboribus? Recientemente cerramos una operación de ese importe al 6,5% TIN, con una tarifa de apertura del 1%. La TAE Real resultante es del 8,71%. 0 euros de gastos formalización ni notariales, 15 minutos dedicados en el proceso, 0 venta cruzada.

Incorporar en nuestras mentes las TAEs Reales puede ayudar a evitarnos algunas sorpresas y a gestionar mejor nuestra empresa, comparando adecuadamente las ofertas de nuestros proveedores financieros.

email

About the author  ⁄ Arboribus

No Comments

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad!